domingo, 21 de octubre de 2012

Rodaballo al estilo "Loliña"




En uno de esos viajes que cada año hacemos mi familia y yo a tierras gallegas en el mes de octubre y con motivo de la fiesta del marisco de O Grove, fuimos a un restaurante que nos recomendaron muy mucho, Casa Loliña, en Carril,  Vilagarcía de Arousa. 




El restaurante está hecho en la casa más antigua de carril. Es muy bonito y acogedor, iluminado con luces tenues y las paredes y suelos son los originales de piedra





Allí comimos, entre otros manjares propios de la tierra, un pescado realmente típico de aquella zona, el rodaballo.
Normalmente lo suelen preparar al horno, a la gallega o a la plancha, pero en Casa Loliña lo preparan a su manera.
Cada año que vamos, nos gusta ir a hacerles una visita, pero éste año, no hemos tenido ocasión de llegarnos, es por eso, que cuando hemos vuelto, no he tenido dudas en prepararlo en casa en cuanto he visto rodaballo fresco en el mercado.




  

La verdad es que es muy fácil de preparar y aun más rico de comer

                                     
Necesitamos (Para 4 personas)

1 rodaballo de algo más de un kilo
1 cebolla mediana
1 vasito de vino albariño
4 patatas medianas
1 vasito de aceite de oliva virgen
Sal




Y así lo preparamos...

Limpiamos el rodaballo, le dejamos la piel y lo cortamos en trozos medianos. Si lo hace el pescadero, mucho mejor; porque éste pescado, tiene la piel muy dura y resbaladiza y cuesta un poco manejarlo.
Cortamos la cebolla a trocitos, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de 1 cm. más o menos.
En una cazuela grande, ponemos el aceite y cuando esté caliente echamos la cebolla y la cocinamos a fuego medio.
Cuando la cebolla esté casi lista, le añadimos las patatas ligeramente saladas y los guisantes y sofreímos junto a la cebolla durante unos 3 minutos removiéndolas de vez en cuando.
Ahora le ponemos el pescado, un poco de sal y el vasito de vino. Lo dejamos cocinar a fuego medio y tapado durante 5 ó 6 minutos, le damos la vuelta y lo dejamos cocer 15 minutos más o hasta que las patatas estén tiernas.
Rectificamos de sal y servimos acompañado de una copita de albariño bien fresquito.

En caso de que no encontremos rodaballo, lo podemos hacer con otros pescados. 
El rape y merluza también van bien para esta receta, pero yo prefiero el rodaballo porque deja la salsa más espesita por la gelatina que va soltando cuando se está cocinando.
Espero que lo probéis y que os guste!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario. Eso es lo que me anima a seguir compartiendo las recetas de mi familia y las que más me gustan con tod@s vosotr@s.